Un don un tanto molesto: sentimientos y emociones a flor de piel

¡Hola hola, lectores! Hoy os traigo la reseña de Un don un tanto molesto, la segunda parte de la saga familiar Más que un amor de verano escrita por María Mera. Podéis leer la opinión de la primera parte aquí pero os aviso de que la novela no tiene ningún desperdicio y que os enamorará desde el minuto uno (al igual que la segunda historia pero eso os lo cuento en la reseña). 
Sinopsis
Segunda parte de la saga familiar “Más q. un amor de verano (+qav)”

María
De una manera u otra, y aunque no lo hubiera buscado, siempre había estado unida a la muerte, por ello desde hacía un par de años trabajaba en una funeraria. Mis compañeros de trabajo enseguida se habían dado cuenta de los beneficios de tener una licenciada en bellas artes trabajando con ellos; yo era capaz de llevar a cabo cosas que ellos no sabían hacer y que ni siquiera les gustaban, por eso siempre me reservaban los casos más complejos. Como el que tenía en ese momento entre manos. Aunque… ¿Qué estaba sucediendo? ¿Sería otra sorpresa de mi don? 

Celia
Aquel verano tenía un objetivo; dejar de ser virgen. Aunque en un principio había pensado que lo mejor sería hacerlo con un desconocido, alguien que no pudiera pedirme explicaciones, desde aquella noche me di cuenta de que estaba equivocada, quería hacerlo con él, con alguien a quien quería, con alguien en quien confiaba, con mi mejor amigo, con mi primo del alma. 

Fabio

Era una locura, no podía seguir pensando en ella de ese modo, pero lo cierto era que no podía evitarlo; lo hacía a todas horas y me estaba volviendo loco. No podía permitirme fijarme en ella, mi padre me mataría y me culparía a mí, porque yo era el más mayor, el que se suponía que tenía que ser responsable y cuidarla para que nadie le hiciera daño. Pero… ¿y si era yo quien le hacía daño? 

Marcos

Echaba de menos el ruido; el violonchelo de Celia, las risas de Fabio y Celia que siempre se estaban riendo, la voz profunda de Alberto, Alejandro haciéndole preguntas a Leo constantemente sobre todas las cosas del universo, y por supuesto la presencia reconfortante de Clara. Pero entonces algo llamó mi atención desde la ventana del estudio. ¡No podía ser cierto lo que estaba viendo! Había alguien flotando en la piscina de la casa de al lado. Sin saberlo, aquella situación inesperada me llevó a plantearme algo que me había pedido mi hija Celia hacía unos días…

Carmen (Zarauz, 1932)
Desde hacía poco tiempo mi don se había convertido en algo molesto. No estaba segura de hasta qué punto era una ventaja poder escuchar los pensamientos de los demás, sobre todo si solo los escuchaba cuando hablaban de mí. Aunque lo más curioso de todo era que tan solo había una persona a la que no podía oírle los pensamientos. 

Opinión personal
No os voy a engañar. María Mena lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a conquistarme por completo y ha conseguido tocarme el corazón con Un don un tanto molesto. Más que un amor de verano me gustó muchísimo y no creía que podría superarse. Pero lo ha hecho y con creces. Nada más terminar de leer la novela le envié un mensaje: tengo el corazón encogido y se me caen las lágrimas. 

Un don un tanto molesto nos acerca en profundidad a personajes secundarios de la primera historia. Conoceremos a María, la hija de Pat, a Fabio, el hijo de Leo y a Celia, la hija de de Marcos y Pat. Junto a ellos estarán nuevos personajes muy interesantes como Pablo, Carlo y Teresa. Y por supuesto, sabremos un poquito más del resto de esta maravillosa, diferente y peculiar familia. 

Por si fuera poco... ¡también leeremos la historia de Carmen y Antonio! ¿Y quiénes son Carmen y Antonio? Pues Carmen es la tatarabuela de María. Y es de ella quién heredó su don. Para mí, ha sido un puntazo que la autora incluyera a este personaje tan fantástico y maravilloso que me ha llegado tanto al corazón y ha conseguido sacarme cientos de sonrisas. 

Un don un tanto molesto es una historia de esperanza, de amor, de pasión, de entrega, de descubrirse a uno mismo y de emociones. Es una novela cercana, sencilla y romántica. Personalmente, he conseguido conectar con los protagonistas desde el primero momento. Todos y cada uno de ellos me han transmitido un sin fin de emociones. Todos me han hecho soñar e ilusionarme. 

Celia y Fabio (mis favoritos en esta entrega) representan el primer amor. Son auténticos, entregados, pasionales y sienten una conexión increíblemente fuerte y especial entre ellos. Me ha encantado leer los pensamientos de los dos, sus emociones y sentimientos. Celia, a pesar de ser todavía joven es luchadora, positiva y con las cosas claras. ¡Es la dulzura en persona! 

María, Pablo y Carlo demuestran que no todo es apariencia. Que no todo es lo que parece ser. A veces, nos dejamos llevar por nuestras primeras impresiones y con eso nos formamos un juicio de valor. ¿Qué ocurre con eso? Que podemos equivocarnos. Estos tres personajes reflejan claramente la superación personal. María y Pablo nos enseñan a ser sensibles, a comprender y a empatizar. 

¿Y Marcos? Al conocer a Teresa, él le dará una nueva oportunidad al amor después de tantos años sin sentirlo. Marcos y Teresa nos demuestran que nunca es tarde para enamorarte, para sentir esas inexplicables mariposas en el estómago y para compartir tu vida otra vez con alguien especial. Ellos me han transmitido muchísima serenidad y calma. 

Lo que más me ha gustado de Un don un tanto molesto es la capacidad que tiene la autora de remover todas mis emociones. He reído, llorado, enfadado y me he enamorado de la historia sin poder evitarlo. María escribe de una forma tan sencilla, cercaba y amena que es imposible no dejarte llevar por todo lo que envuelve a los personajes. 

Obviamente, tenéis que leer la primera novela para que os podáis enterar y comprender bien a todos los protagonistas y su historia, pero os aseguro que si os gusta la novela romántica no os arrepentiréis de hacerlo. Además, no es una novela romántica cualquiera. La saga más que un amor de verano (al menos lo que llevo leído) es original, creativa, fresca y diferente. 

¡Ah! Se me olvidaba una cosa: si os encanta escuchar música mientras leéis (como a mí), os recomiendo que busquéis en Youtube a un grupo que se llama Kodaline porque os ayudará a que os metáis de lleno en la novela y a que os dejéis llevar. Además, una de sus canciones sale mencionada en la historia y es la banda preferida de mi personaje favorito: Celia. 

¡No os podéis perder esta historia por nada del mundo! Os dejo los enlaces de compra a la primera historia para que os hagáis con ella. ¡Nos vemos en la próxima reseña! 

Más q. un amor de verano. ¡Compra aquí!
Un don un tanto molesto. ¡Compra aquí!


1 comentario

  1. Madre mía, Mel..., siempre que escribes una reseña me dejas sin palabras para expresar lo mucho que me ha gustado tu reseña, lo mucho que me ha emocionado, es absolutamente impresionante. No sé que decir..., gracias y mil gracias por tu preciosa reseña. La verdad es que esta trilogía (en principio era solo bilogia) es la que más alegrías me ha dado. Tiene algo que no sé si podré recuperar en mis futuras novelas, aunque lo intente.

    ResponderEliminar