La gran pérdida de tiempo de ver Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

¡Hola hola, lectores! Anoche mi chico y yo le dimos una oportunidad a Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Tengo que reconocer que el tráiler no nos llamó mucho la atención pero así no dejábamos la saga sin terminar. ¿El resultado? Pues como podéis leer en el título de post... una gran pérdida de tiempo. ¡Y os cuento por qué!

Sinopsis
El capitán Jack Sparrow se enfrentará a un grupo de piratas-fantasma comandados por una de sus viejas némesis, el terrorífico capitán Salazar, recién escapado del Triángulo de las Bermudas. La única posibilidad de Sparrow para salir con vida es encontrar el legendario Tridente de Poseidón, un poderoso artefacto que le da a su poseedor el control de los mares. (FILMAFFINITY)

Opinión Personal
Sin duda alguna, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar es la peor entrega (al menos para mí) de la saga (aunque Piratas del Caribe: En mareas misteriosas tampoco es que esté mejor). Como os contaba antes, mi chico y yo la dimos una oportunidad para saber cómo diantres acababa la saga después de la cuarta película. 

Cuando acabo la cinta, los dos tuvimos la misma sensación: las dos horas peores invertidas en una película. Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar es aburrida, sosa, con personajes que no dicen absolutamente nada y con un guión... bueno, con un guión prácticamente inexistente. ¿Por qué digo esto? Porque los diálogos de los personajes son increíblemente forzados y sin ningún sentido. 


Esta entrega trata sobre la aventura de Henry (Brenton Thwaites), Carina Smyth (Kaya Scodelairo) y el capitán Jack Sparrow (Johnny Depp). Los protagonistas emprenderán una búsqueda hacia el Tridente de Poseidón, un poderoso tesoro capaz de doblegar maldiciones. Pero no lo tendrán fácil: tendrán que enfrentarse a la ira del horrible Capitán Salazar (Javier Bardem).

La película me estaba pareciendo tan pésima que hasta mi chico me tuvo que llamar varias veces porque me quedaba dormida. ¡Y he de decir que nunca me he dormido viendo una película! ¿Qué puedo decir de las interpretaciones? Horribles. Todas horribles. Si habéis visto las anteriores entregas de la saga, seguro que flipastéis (para bien) con el Capitán Jack Sparrow. 

Pues os advierto algo: no os hagáis ninguna ilusión. El personaje más guay de las primeras entregas se ha quedado reducido al ridículo. Jack se ha convertido en un personaje inútil, sin gracia, sin carisma y que no aporta absolutamente nada a la película. ¿Os acordáis de las divertidas escenas que nos regalaba Depp? Pues más vale que os olvidéis del Jack Sparrow del pasado. 

Carina Smyth, nuestra protagonista, no le llega ni a la suela de los zapatos a Elizabeth Swann. Elizabeth era fuerte, valiente, carismática, sensible y luchadora. ¿Y que nos encontramos con Carina? Pues nada. Nada de nada. Un personaje completamente vacío, egocéntrica, creída e incluso infantil. ¿Querían dar el toque feminista con ella? Pues para mí que les ha salido increíblemente mal. 


¿Y qué hay del Capitán Salazar interpretado por el mismísimo Javier Bardem? Dejando a un lado la opinión de que a mí no me gusta el actor, diré que fue totalmente decepcionante. Un malo (que podría haber molado mucho, la verdad) que no engancha, sin ninguna fuerza y aburrido como él solo. ¿Es que en esta entrega no se salva ningún personaje? Pues va a ser que no...

En fin, os diría que es una película para pasar el rato, pero es que ni eso. No cometáis el mismo error que nosotros y no le deis una oportunidad. En serio, podéis invertir dos horas en películas o series muchísimo mejores que Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, que no es venganza ni es nada. ¿Era necesario exprimir la saga? ¡Tenían que haber acabado con la tercera!

No hay comentarios