Lucifer: ¿desde cuándo las series policíacas molan y enganchan tanto?

¡Hola hola, lectores! Hoy os traigo la reseña de la 1ª temporada de Lucifer. Tengo que reconocer que no las tenía todas conmigo. Las series policíacas y de misterio nunca me han gustado. Pero... estoy totalmente enganchada a Lucifer. ¿Os animáis a descubrir por qué me está encantando la serie? ¡Pues a seguir leyendo la reseña! 

Sinopsis
La historia de Lucifer es la que todos conocemos: un ángel caído del cielo. Sin embargo, este señor del infierno está aburrido de su propia existencia. Por ello, Lucifer (Tom Ellis) decide abandonar su reino e ir a la ciudad de Los Ángeles a descubrir qué puede ofrecerle el mundo mortal.

En su búsqueda de "qué hacer con su tiempo" decide abrir un distinguido club nocturno, llamado Lux, y se dedica a disfrutar de sus cosas favoritas: el vino, las mujeres y la música. Sin embargo, su apacible vida se ve alterada cuando una mujer es brutalmente asesinada cerca de su club. 

De repente, siente que debe hacerse justicia y por ello comienza a ayudar a la inspectora Chloe Decker (Lauren German), una mujer que desde un principio le llama muchísimo la atención. Así, Lucifer se convierte en una especie de asesor civil resolviendo homicidios con su compañera. 

Opinión Personal
Como os comentaba antes, las series policíacas y de misterio nunca han sido mi fuerte. Comencé a ver Lucifer por todo el revuelo de su cuarta temporada (que se estrena este mes en Netflix) y porque muchísima gente me la había recomendado. Hoy puedo decir que... ¡ojalá me hubiera puesto con ella antes! Aunque por una parte mejor: así no tengo que esperar mucho para la nueva temporada. 

Si os gustan las series policíacas que mezclan el misterio, la fantasía y un poquito de terror y romanticismo... ¡tenéis que empezar a verla ya mismo! Pero Lucifer no es solo una serie de asesinatos y de casos policiales. Lucifer cuenta con un elenco de protagonistas y personajes secundarios con muchísima personalidad y energía capaces de mantenerte pegado al sofá y a la tele. 

Lucifer nos brinda unos capítulos sorprendentes, enérgicos, llenos de adrenalina e intensos donde conoceremos un poquito más a los protagonistas y a los personajes secundarios: cómo piensan, qué sienten, sus miedos, sus limitaciones, sus verdaderos deseos... Y ya os aviso: cada personaje (protagonistas y secundarios) son increíblemente interesantes. 

Como os podéis imaginar, Lucifer es el diablo (y no es ningún spoiler porque lo dice él claramente en el primer capítulo) pero la evolución que tiene el protagonista al pasar los capítulos y la trama es gigantesca. Lucifer tiene muchísimo trasfondo detrás y es un torbellino de emociones que ni el mismo puede gestionar ni comprender. 

¿Por qué digo que la evolución de Lucifer es gigantesca? Porque en un principio nos encontramos a un Lucifer carismático, despreocupado, arrogante, egocéntrico, egoísta y que solo piensa en su bienestar y comodidad. Tenemos que adentrarnos en la serie para descubrir cómo va madurando, cómo va empatizando con la gente que le rodea y sobre todo, cómo va conectando más con Chloe.

En mi caso, he visto la 1ª temporada en unos días porque la serie me parece súper amena, entretenida, irónica y en cierto modo, muy muy divertida. Si estáis cansados de las tramas policíacas aburridas y eternas, os recomiendo muy mucho que os paséis al TEAM LUCIFER. Es una pasada ver lo bien que han conseguido mezclar fantasía, casos policiales, misterio y un poquito de terror y romanticismo. 

Ahora estoy con la segunda temporada y también me está encantando. Es una pena que la cancelaran después de su tercera temporada (no sé si es que justo esa dio un bajón o se vuelve aburrida) pero de momento, me alegro que Netflix le haya dado otra oportunidad. ¡Estoy deseando saber más cosas de todos los personajes! 

No hay comentarios