V WARS: expectativas por las nubes y fracaso en realidad

¡Muy buenas, lovers! Hace unos días acabé la nueva serie de vampiros de Netflix protagonizada por Ian Somerhalder (el carismático Damon Salvatore en Crónicas Vampíricas). Aunque el título de la entrada no deja mucho a la imaginación, os animo muchísimo a que sigáis leyendo mi opinión personal sobre V WARS. ¿Vamos a ello? :) 
Sinopsis
V-Wars sigue la historia del Doctor Luther Swann que tiene que enfrentarse a su mejor amigo, Michael Faene. Este conflicto comienza cuando se desarrolla una misteriosa enfermedad que transforma a los humanos en vampiros. Esto hace que la sociedad se fragmente en dos, por lo que tiene lugar los enfrentamientos entre personas y vampiros. Mientras Swann investiga la extraña enfermedad y sus consecuencias, Fayne se convierte en el líder de los vampiros.

Esta serie de vampiros, basada en un libro de mismo nombre, está producida por IDW Entertainment junto a High Park Entertainment para Netflix. Entre los productores encontramos a Brad Turner (Homeland), Ted Adams (Wynonna Earp), Thomas Walden (Money Moron) o Eric Birnberg (Money Moron). V-Wars está creada por Glenn Davis (Aftermath) y William Laurin (Missing). (Sinopsis obtenida de la página Sensacine).


Opinión Personal
Os aseguro que tenía las expectativas por las nubes con la nueva serie de vampiros de Netflix. Tenía un argumento interesante, me llamaba la atención, estaba dirigida para un público adulto y encima el protagonista era Ian Somerhalder. ¿Qué es lo que podría salir mal? Pues básicamente todo. Expectativas por las nubes sí, pero la realidad fue que me resultó un fracaso total de principio a fin.

Desde el primer capítulo, V WARS, me pareció una serie vacía y sin emoción. El argumento que podía ser lo más interesante de la serie, resultó ser aburrido, increíblemente lento y muy previsible en muchísimos sentidos. No me pasaba desde hace mucho, pero con V WARS podía levantarme a hacer cualquier cosa tranquilamente y no perder el hilo de la serie. Algo bastante fatal para mí.

Otra de las cosas que me decepcionó profundamente fue la actuación de Ian (y hablo de Ian porque a los otros actores no los conocía). Me dio la sensación desde el principio que no se había metido bien en el papel y que no lo estaba disfrutando. Es cierto que el personaje del Doctor Luther es bastante plano y sin carisma ninguna, pero esperaba muchísimo más del actor.

En cuanto a los demás actores, pasan sin pena ni gloria. Personalmente, no destacaría ninguna interpretación en concreto. Vamos, que os soy sincera: ninguno de ellos hizo que me enganchara a la historia de la serie ni consiguió que me quedase pegada al sofá disfrutando de la serie. Es más, creo que perdí bastante el tiempo dando una oportunidad a V WARS.

No sé si Netflix se estará planteando hacer una segunda de temporada, pero bajo mi punto de vista no merece para nada la pena (y sé que no solo soy yo la decepcionada con la serie y las actuaciones). Si os gustan las series de vampiros, os animo muy mucho a ver True Blood o Los Originales y si tiráis más por los dramas adolescentes y sobrenaturales, Crónicas Vampíricas es perfecta.

No hay comentarios