QUÉ DIFÍCIL ES EL AMOR PARA UN OTAKU #1: simple, romántico y cómico

¡Hola, lovers! Hoy os traigo la reseña del primer tomo de Qué difícil es el amor para un otaku, escrito por Fujita. Si os gustan los mangas románticos, divertidos y tiernos... sin duda alguna, os recomiendo empezar a leer la historia de Narumi y Hirotaka, dos personajes que a lo largo de las páginas nos enseñarán muchísimas cosas.

Sinopsis
"Cuando me preguntan qué clase de manga es Qué difícil es el amor para un otaku, como no estoy muy segura de si es un shojo, uno romántico o un manga cómico, al final explico que es un combate de amor entre integrantes de una especie diferente." Fujita

Él, un gamer empedernido. Ella, una fujoshi. Ambos guardan sus secretos bajo su apariencia profesional. ¿Podrán mantener una relación sin revelarlos o sin que sus pasatiempos se interpongan entre ellos?

Opinión Personal
Antes de empezar con mi opinión personal creo conveniente explicar algunos términos que quizás bastantes de vosotros no comprendáis (sobre todo los que no leéis manga habitualmente). ¡Así que allá vamos con esta lección! :) 

Otaku: 
Se emplea popularmente en Japón y en otros países y se ha convertido en sinónimo de persona con aficiones apasionadas al anime o manga.

Gamer: 
Persona a la que le gusta mucho los videojuegos. 

Fujoshi
Es un término japonés que se aplica a las mujeres aficionadas al yaoi (representación romántica, erótica o sexual centrada en relaciones de dos individuos del género masculino. 

Cosplay
Es una especie de moda representativa, donde los participantes, también llamados cosplayers, usan disfraces, accesorios y trajes que representan un personaje específico o una idea.

¿Aclarados estos términos? ¡Pues a empezar con mi opinión personal! Qué difícil es el amor para un otaku nos cuenta la historia de Narumi y Hirotaka, dos antiguos amigos que se encuentran de nuevo en el mismo trabajo. A él le encanta pasar horas jugando a videojuegos y ella es una otaku enamorada de las historias yaoi. 

A Hirotaka no le da ningún miedo decir que es un otaku y un gamer, pero a Narumi le da pánico que la gente de su empresa lo descubra y que empiecen a hablar mal de ella, así que intenta mantener sus gustos en secreto. A estos personajes tan peculiares, se les suman Taro y Hanako, compañeros de ambos con los que nos reiremos bastante por la relación que mantienen. 

En el primer tomo de Qué difícil es el amor para un Otaku seremos testigos de cómo evoluciona la relación entre Narumi y Hirotaka. En un primer momento, los dos empiezan a salir sin ninguna expectativa, pero poco a poco se dan cuenta de que se complementan muy bien juntos y que se comprenden perfectamente. 
Narumi es una mezcla maravillosa de ternura, dulzura, ilusión y diversión. Eso ayuda muchísimo a Hirotaka a ser un poco más espontáneo y a dejarse llevar por la ternura y el cariño. Hirotaka transmite seguridad y tranquilidad a Narumi, le ayuda a ser ella misma y a no tener miedo de sus gustos y aficiones. Le anima continuamente a ser auténtica y natural.  

Es muy sencillo identificarse con algún personaje de Qué difícil es el amor para un otaku porque son increíblemente reales: personajes con sus miedos, inseguridades, fallos, virtudes, aficiones... Una historia cercana, amable y amena que podría pasarnos perfectamente a nosotros. Seguramente, en algún momento de vuestra vida hayáis tenido miedo de mostraros de manera natural por el qué dirán.

Este tomo refleja de manera divertida, simple y positiva que no tenemos que sentir miedo de nuestros gustos, que no tenemos que escondernos dentro de una cueva por temor a ser incomprendidos. Qué difícil es el amor para un otaku nos muestra a través de escenas cómicas, románticas y tiernas la importancia de aceptarnos a nosotros mismos. 

¡Estoy deseando empezar con el tomo dos y saber más de la historia de Narumi, Hirotaka, Taro y Hanako! Y por supuesto... ¡os mantendré informados de este manga tan maravilloso! Por cierto, casi se me olvidaba. Si tenéis Amazon Prime podéis ver la versión anime, pero yo os recomiendo que empecéis con su lectura. 

No hay comentarios